Una Walkiria en el desierto, bajo la montaña de La India Dormida, dedicado a Lou Villegas


Viernes Santo oyendo a Bach, mirando la luna, escuchando a los coyotes 

Creativa, imaginativa, con un don de gentes maravilloso, dice él de ella. Sí, es cierto, y gran anfitriona, adora a sus amigas y amigos, a su esposo Antonio González Karl, hija Bubu de 14 años y hermanos, los Pillos especialmente y Manuel …Mi Walkiria preferida, efectiva, inteligente, capaz, generosa, amorosa, enfatiza la rubia argentina de nacimiento, Elisa Wagner, quien trae a los y las mejores artistas de ópera del mundo a América Latina. 



Lou Villegas es la Duquesa de Coahuila, la personificación de la clase, la persona más amable que puede existir, según Jorge Arturo Alcázar. ¿Por qué no han dicho que es intelectual? Pregunto yo. ¿Sabes lo que lee esta mujer? contesta con otra pregunta el marido enamorado. Estábamos en el Rancho San Jacinto de la familia Villegas, cerca de Mapimí o “cerro elevado”, primer pueblo mágico y minero de Durango, fundado hace más 400 años en medio del desierto. Antes de la llegada de los españoles las tribus del lugar sufrieron un diluvio sin fin. Entonces ofrecieron en sacrificio a la doncella más hermosa de la aldea. Es ella quien ahora cuida el valle desde el Cerro de la India donde queda dibujado su perfil. También bautizamos por ahí a otra colina, la del Negrone, donde tomábamos cócteles después del concierto de chelo, preludio Suite número 1 para Chelo, Solo de Bach. Gracias a Nathanael Espinoza, chelista, director de la Orquesta Filarmónica del Desierto que con solo 7 años de fundada cuenta con 75 músicos en Saltillo. Ya tocó en el Palacio de Bellas Artes con Plácido, Bocelli, Nadine Sierra y próximamente con Kristine Opolais. Nat y Susie, la guapísima mujer que se parece a Cameron Diaz, son padres de tres hijos y una hija, todos hermosos con nombres bíblicos, Cole, Liam, Noah y Aria. 




En la colina del Negrone los gatos monteses y coyotes hicieron silencio mientras el cielo se vistió de rosado. Nosotros también guardamos sigilo porque era Viernes Santo. Quizás pensamos en los Ucranianos desplazados y perdidos. Quizás le pedimos a la Naturaleza por nuestros amores. Y por los que ya se fueron. Todos los que vimos la luna, dama de la noche, señora brillante, redonda, vestida de blanco, todos nos convertimos en tribu. Escuchamos a los coyotes que andaban en bandada, el corazón nos palpitaba. La tribu Mapimí, ideal, fácil, cool y glamorosa a la vez. Teníamos en común a Lou, nuestra amiga adorada. Lou, la intelectual, lectora, amante del arte y la música, promotora de los grandes hitos de Torreón. Generosa y querida, podría ser mi hija. Sin embargo es mi amiga incondicional. Me dice “Nini”, nos vemos en Torreón y en la Ciudad de México. Hemos viajado juntas a Puebla, Nueva York, Basilea y a fin de año la llevaré con todo y los Mapimi a Cuba. ¡Qué emoción! 



Jorge, Marqués de Zapopan, abogado y fiscalista, arregla todo lo legal, papeleo e impuestos cuando llega un artista a México. Ramiro es el director del Museo Amparo de Puebla, lo fue del Museo Tamayo en México durante 7 años y colaboró con Lou cuando ella era presidenta de Amigos del Museo. “Patrón”, así le sigue diciendo ella, ambos añaden: “pobres pero dignos”. Recuerdos de la época cuando tenían que pedir patrocinios y nadie les daba. Armando Colina de los Arviles es amigo de Lou niña. Era íntimo amigo de Rosa Martin, dueña del restaurante Estoril de nuestra Ciudad de México. Allí la llevaba su mamá a Lou todos los días. Otras amigas cercanas de la anfitriona, Gaby Lobo, directora de Christie’s casa de Subastas desde hace años, y Vero Anaya de Torreón. ¡Qué importante las y los amigos! Más si están en el mundo privilegiado del arte. Yo estaría perdida sin ellos. Me elevan, calman, consuelan, quieren. Hasta pronto dije a las oscuras montañas en el horizonte, La India Dormida. De regreso miré por la ventana del avión a mi gran ciudad que aparecía en su inmensidad, con luces encendidas, flotar en el aire. Tachito me esperaba en casa. ¿Dónde está mi perro? grité a todo pulmón llegando. Él se emocionó y yo también.

 

 

Comentarios

  1. Te vi con Lu!! Que tal la pasaron?

    ResponderBorrar
  2. Y conociste a Elisa!! Besos Nina

    ResponderBorrar
  3. Que gran experiencia de vida nos transmitirte en esta crónica de Semana Santa con tus amigos coahuilenses. Nina.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

80 años de Juan Francisco Beckmann Vidal en Tequila, Jalisco, dedicado a Juan Beckmann y Doris Legorreta de Beckmann

Carmelita, corazón de Real del Monte, su último latido, dedicado a Imelda Gutiérrez su hija

Arturo Cuenca, mi mentor, fundador de la galería nina menocal, dedicado a su memoria.