Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2024

De rojo se fue, llena de amor y de bondad, Amelia Martínez Rivera, 1939 - 2024

Imagen
  El mundo ha perdido a una muy buena persona  Ella quiso irse de rojo, vestido rojo, labial rojo, uñas rojas. Tan bonita que era, la mujer más dulce y más serena. Desde Coyoacán te conocí, desde San Ángel, Lomas Altas y Alpes, siempre en mi vida Amelia querida, tan querida. Zacatecas, tradiciones, los Rosarios. Son nueve días, allá está tu hija Caridacita. Amelia Martínez Rivera nació en Trancoso, Zacatecas, el 5 de enero 1939, la mayor de 12 hermanos, pilar, cabeza de familia y guía, los cuidó a todos, ahora solo quedan tres. Melluca te fuiste a los 85 años cumplidos, no tenías educación formal pero nos educaste a mí, Teo, Luis, Carlos e Ilia. Aquel ímpetu que te señaló como mujer de hermosa voluntad y bondad. Cumplías con cualquier objetivo, eras amorosa, enfrentabas las adversidades buscando el bien común, a una nieta te la asesinaron en Zacatecas, ay Amelia, Melluca, Meli. Cuando conociste a Caridad, madrina de Caridacita, fue en 1962, por ahí. Los Menocal llegamos a México en es

La hermosura de la Anunciación de Tiziano me dejó sin habla

Imagen
Tintoretto trabajo solo su gran obra maestra, los lienzo de la Scuola de San Rocco  La verdad que me faltó tiempo para ver la Bienal, pienso volver en septiembre con Taiyana. Mientras algunas anotaciones. Me encantó la exhibición The Golden Legend del León y el Burro (Jacobus de Voragine). Un atardecer Jerónimo estaba en el monasterio cuando de repente un león entró cojeando. Lo saludó, le quitó todas las espinas de su pata lastimada y el león se convirtió en la mascota de los hermanos. Pronto se ocupó de vigilar al burro y acompañarlo a pastar. Un día el pobre asno fue robado por unos mercaderes, Jerónimo lo buscó sin poder encontrarlo. Pero el león sí, encontró a los ladrones. Éstos pidieron perdón por el robo que habían cometido y rogaron a Jerónimo que aceptara la mitad de su envío de aceite a cambio de su bendición.  Otra noche fuimos al Teatro Fenice (Mahler, Sinfonía n. 1), uno de los más famosos de Europa, construido en 1792. Ahí se interpretaron obras de los cuatro composito

Venecia V. Eso de ser de izquierda, siempre de izquierda, en una Bienal me parece aburrido

Imagen
Jean Cocteau el enfant terrible del Siglo XX  El mar tan azul, el mar con su oleaje centelleante, el mar color turquesa donde nací. De pronto me lo encuentro en la 60ª. Bienal de Venecia, A Liquid Monument , obra mural de Olivier Marboeuf, metamorfoseándose en un lienzo de conflictos históricos y presentes. Guerras económicas mezcladas al mismo tiempo con la trata transatlántica de esclavos, pertinente al imperialismo occidental; luchas y deudas del Caribe; muertes en el Mediterráneo. Solidaridad afro y transcaribeña, extranjeros en todos lados. Esta obra hermosa enseña narraciones ocultas de explotación económica y militar. Es un proyecto que se presenta aquí con grabaciones sonoras de múltiples voces grabadas en diferentes lugares, situaciones y contextos.  Otra, Encounters on Pain es una instalación de pendones que trata de cómo el capitalismo condiciona a las personas para que compitan y sean exitosas. Esto lleva a que los fracasados se rompan literalmente, de una manera u otra

Venecia IV. Somos ese montón de espejos rotos, Betsabeé Romero

Imagen
La obra The Rosa Luxemburg Resistant Herbarium, lucha feminista y plantas  Entrabas a un pabellón lleno de colores y luces, ruedas, ventiladores, figuras geométricas. No sé dónde estoy pero qué más da. Es un lugar bellísimo con piezas de gran, gran formato. Azul, amarillo y rojo brillantes. Yo tan feliz. De ahí a la inauguración del espacio de Betsabeé Romero , nuestra mexicana que conquistó en ambiente rojo. Sobre migrantes en La Línea de la frontera , sombras y familias cortadas a la mitad, cruzan y los niños por aquí, las madres por allá. Materiales reciclados, artesanales. Honrar a las manos de México, de eso se trata. Extranjeros por todos lados, borderlines, bordermirror, borderhouses, bordereverything. Nuestra propia identidad como género, como ser humano se rompe, se pone en cuestión. ¿Cómo me encuentro yo en el espejo? Las líneas nos dividen y parten. Hay frases de poesías en las paredes, la de Jorge Luis Borges : “Somos nuestra memoria, somos quimérico museo de formas incon