Entradas

Recuerdos de París, después

Imagen
Con Gilles Fuchs una tarde, otra con Sabine Jouve, y otra más con William Navarrete y los Atelier Morales  Después me encontraba delante de la antigua Bourse de Commerce, ¿recuerdan? El edificio que restauró Tadao Andō para albergar la colección de François Pinault, su pasión por el arte contemporáneo. Quería entrar pero no había tiempo, tenía cita con Gilles Fuchs , amigo de hace muchos años. Gilles, coleccionista y quien fue presidente de la Adiaf (Asociación para la difusión de arte francés), fundador del premio Marcel Duchamp y previamente en el medio de la alta costura y perfumería, presidente de la Casa Nina Ricci. Para allá me fui, atravesé la Seine hasta llegar a su departamento en el edificio donde vivió Rudolf Nureyev. Con su esposa de toda la vida, Marie Françoise, me recibió Gilles, habló de sus biznietos y de la casa de playa en Grass. Luego salimos a las galerías del barrio, Crèvecour , exposición de Jessi Reaves, artista americana, que me encantó. Antes de despedirme Gil

La Virgen de Guadalupe y Juan Diego en St.Germain L’Auxerrois

Imagen
Chemin de Croix en Saint Eustache, Collection Pinnault  Recordando días en París, después de la exhibición de Brancusi, claro, uno siempre toma fotos de la vista a la ciudad desde arriba del Charles Pompidou. Belleza total. Los edificios uniformes de la renovación de Hausmann , ninguno mayor a los seis pisos de altura, con sus mansardas, un París modernizado, limpio y salubre, que de cualquier forma llevó a muchos parisinos a llorar por la destrucción de sus “antiguas raíces”, el París medieval. Desde ahí veo la Tour Eiffel, Notre Dame, la Saint Sulpice. La mañana siguiente quise desayunar en Café de la Mairie, frente a la fuente de la Place Saint Sulpice, pero estaba completamente lleno. Camino hacia casa de Juan Luis y Tere, los Atelier Morales, y me encuentro con la Brasserie Vagenende , preciosa decoración Art Nouveau, ambiente Belle Époque, boiseries estilo “nouillé” (curvas arabescas) y espejos biselados. Copa de champagne y oeufs mimosa muy ricos. Por Rue de Seine vi un vestido

“No busquen formulas oscuras o misterios, yo les estoy dando pura alegría.”, Brancusi en el Pompidou

Imagen
Blancura y ligereza, formas simples y ambiguas  Constantin Brancusi (1876 – 1957) por fin, fui dos veces a esta singular exhibición en el Pompidou, las dos veces me sacaron a la hora que cerraba el museo. Yo no acababa de ver y de gozar, maravillosa exhibición, sentí vuelco en el corazón, mariposas en el estómago, pasión por la vida como arte, arte como forma de vida. Porque él es Rumano, nacido en Pestisani en 1876. Campesino, fue pastor desde los 13 años y aprendió a leer por sí mismo. Empezó a trabajar en una tienda de tallas de madera cuando un filántropo, impresionado, pagó sus estudios en la Escuela de Arte y Oficios de Craiova; siguió a  la Escuela Nacional de Bellas Artes de Bucarest. Por fin, hace 120 años, Constantin cruzó Europa a pie para llegar a París en 1904. Ahí, sus primeros años los pasó lavando platos en restaurantes o cantando en la iglesia ortodoxa rumana, además era violinista. Uno de los primeros artistas del arte moderno, coincidió con Auguste Rodín de quien f

Modernidad y naturaleza eran la clave para los impresionistas, el espíritu de la época

Imagen
Impression, Soleil Levant de Claude Monet dio el titulo de Impresionistas a la exhibición de 1984  Édouard Manet se negó a exponer con sus amigos aunque Degas mucho le rogó. Quería entrar “por la puerta principal” en el Salón (oficial) de 1873, y presentó tres cuadros al jurado. Era la época de la industrialización, la globalización y la urbanización, el mundo evolucionaba cada vez más rápidamente. Un nuevo estilo de vida urbana y burguesa aparecía con cuadros de interiores domésticos, así como vistas de la capital renovada, imágenes de actividades de ocio muy a la moda (como las carreras de caballos, y escenas de la vida moderna en el Seine. Modernidad era palabra clave. Para los impresionistas, la actualidad no era simplemente fuente de nuevos temas, sino también una nueva forma de ver la alta sociedad. Pero también en la exposición de 1874, primera de los impresionistas, Edgar Degas (1834 – 1917), captó en pocos trazos el gesto mecánico y cansancio de la joven planchando una cort

París I. Los Impresionistas crearon un arte moderno, sorprendente y desconcertante

Imagen
Paul Cézanne escandalizó con Une Moderne Olympia    Paris. París limpio, fachadas de piedra blanca. París preparándose para las Olimpiadas 2024, el clima de abril muy rico, por el momento. No hay que fiarse. En mi barrio voy a la  abacial St. German des Prés , la más antigua de las grandes iglesias de la capital de Francia, fundada a mediados del siglo VI, fue uno de los primeros edificios góticos. No puedo creer la fachada inmaculada, los colores adentro que antes no se veían; ahora azul Klein, vitrales y frescos restaurados, columnas en mármol naranja, la virgen y el niño en Carrara blanco, oro en la cúpula. Sigo y camino como siempre hasta La Seine y al Museo de Orsay , son 150 años de la primera exhibición de los Impresionistas , en el centro palpitante de la ciudad de Hausmann. Monet, Renoir, Degas, M St. German des Prés Morisot (la única mujer),  Pissarro, Cézanne, Bazille y Sisley expusieron independientemente sus pinturas de luz y color, impresiones fugaces, enérgicas y vivas