Es un día maravilloso, yoga mirando al mar


Días felices en el Pierre pintados en mi corazón 

Mar, cielo, arena y sol, días felices en el Paradiso. Acapulco de mis amores, Acapulco íntimo y hermoso, Acapulco azul. Largas caminatas en Punta Diamante del Princess a “Maralago” y vuelta. Las bravas oleadas zumbando e invitando; el carrito con nieve de coco; niños diseñando castillos; Ofelia y sus obras de arte en madera, charolas, platos, cazuelas; gemelitas de rizos dorados; gaviotas jugando entre brincos; Odin en la obra de teatro ¡A Vivir!; atardecer rojo a lo largo de playa y montaña; tulipanes mexicanos en arbustos, inglesitos en la alberca; adiós para siempre adiós a Beto Godoy; palmeras en las nubes, surf en olas, futbol en arena. Indómito el mar Pacífico. Escucha, oye, siente, ama. Yoga todas las mañanas mirando al infinito, “es un día… ¡MA-RA-VI-LLOSO!” En el Shu de La Isla esas almejas a la mantequilla, muy caras pero qué delicia. Hijas y nietos, baila y baila, buggy, buggy, I will survive. Ceviche acapulqueño, pescado a la talla, pasta con camarones, camarones al ajillo, sopes, chilaquiles y tacos. El Paradiso. 




Al salir de México desde la ventanilla del avión miré y miré. El Popo y la Bella Dormida rodeando el Valle de México, guerrero que la cuida, enamorados eternos, mundo que los abraza. Un río Papagayo por el centro de Guerrero y cae en el Pacífico, espectáculo de los bosques. Tres Vidas, PlayaMares, palmeras, nubes, cielo y mar otra vez Azul. Vida azul. Corazón azul. Las palmeras se menean en el viento y oigo los murmullos de olas que revientan, se van y vuelven. 

El mar regresa siempre 
Porque siempre está solo; 
Vuelve a buscar las playas. 
Regresa. 
Sabe que te hallará 
Porque los que están solos 
Saben que alguien está siempre esperándolos. 

Poema que me encanta. Es del mexicano de Chetumal Juan Domingo Argüelles; como cubana que soy el mar es todo. 



Una palmera sobre la arena, cerca del agua, no sé cómo llegó ahí. El pescador con trapo y gorra sobre su cabeza. “Es para mi casa”, dijo, “uno o dos peces”. Fotógrafos con pantalla negra para dar luz. Familia de cuatro en fila, la instantánea del día. Perros paseando y jugando entre pozos salados. Cubetas y palas, palacios, torres y puentes. La maldita circunstancia del agua en todas partes del poema de Virgilio Piñeira (1912-1979). Claro que Acapulco no es una isla, pero no importa, recordé al escritor cubano que construía mundos absurdos en su poema La isla en peso. Camino frente al hotel Pierre. Íbamos mis hijas y yo hace tantos años, cuando no había nada en esa playa más que los icónicos Pierre y Princess, ¿se acuerdan ustedes, lectores?. Nada. Salvo la casita a la derecha viendo hacia al mar, que era el set de las cintas de Tarzán. Cruzando la carretera del otro lado estaba la granja de mi suegro, cientos de árboles de mango. El Pierre tan querido con muebles de Clara Porset, cuyos jardines diseñó Luis Barragán en 1955 y que inauguró J. Paul Getty en 1957, entonces el hombre más rico del mundo. 



En el Pierre se filmó la película “Sube y Baja” de Mario Moreno “Cantinflas”, cómo me gustó. Pasaron importantes días ahí los presidentes Adolfo López Mateos, Dwight D. Eisenhower y John F. Kennedy. Desfilaron por la alberca las chicas más hermosas del mundo en el Concurso Miss Universo 1975 y su campo de Golf fue sede de la Copa Mundial en 1982. En el jardín del Pierre las clases de yoga, los divinos desayunos, las piscinas, los gatos color caramelo, las amplias habitaciones con vistas periféricas… He pasado temporadas inolvidables, grabadas en mi alma para siempre.

Comentarios

  1. Si Nina, tengo la edad para recordar que únicamente estaba el Pierre, divino!

    ResponderBorrar
  2. El Pierre solito, muchos años después el Princess. El Pierre precioso.

    ResponderBorrar
  3. Que bien escribes Niña y cómo traes recuerdos tan queridos… de Acápulco!!!

    ResponderBorrar
  4. Qué lindo relato! El mar es cautivador

    ResponderBorrar
  5. Grs mil. Hermosos posts de Nina. Ya los disfruto con gozo.

    ResponderBorrar
  6. Qué bonito escribes! Me encanta leerte, saludos desde las playas de Coronado (también Pacífico pero nada que ver con la belleza de las de mi Acapulco querido..)

    ResponderBorrar
  7. ! Que envidia !

    ResponderBorrar
  8. Que delicia Ninu!

    ResponderBorrar
  9. Mónica Rivera Torres10 de agosto de 2022, 21:14

    Gracias Nina, muy interesante y divertido tu blog, FELICIDADES

    ResponderBorrar
  10. Lorena de Joss Claude10 de agosto de 2022, 21:14

    Gracias :*

    ResponderBorrar
  11. Que crónica más hermosa sobre Acapulco. Un abrazo Nina.

    ResponderBorrar
  12. Qué increíble!!!!

    ResponderBorrar
  13. Hermoso Nina! Un abrazo con mucho cariño!❤️

    ResponderBorrar
  14. Que gran viaje Nini! Amo como disfrutas la vida!
    Veo difícil poder ir a Cuba, en noviembre estaré 2 semanas en Nueva York con Carolina.
    Espero ir a México en septiembre, te aviso para vernos
    Te quiero y extraño

    ResponderBorrar
  15. Me encantó !!

    ResponderBorrar
  16. Qué maravilla, Nina! Seguro que vengo al DF con mis nietos a mediados de este mes. Estarás por ahí? Abrazos. Leandro

    ResponderBorrar
  17. Precioso texto Nina querida!!
    que gran capacidad para hacer de la narrativa cotidiana algo extraordinario,
    me encanta leerte!!!!
    Te mando un besote desde este otro lugar tmb rodeado de agua: Santorini, otro paradise!!

    ResponderBorrar
  18. Que dichosa. Acapulco. Y yo aquí naufragando !!!
    En una aventura que por poco. Me cuesta la VIDA. Amo Acapulco

    ResponderBorrar
  19. Hola Nina hermosa acabo de leerte, qué barbaridad! tus escritos me transportan, me encanto!

    ResponderBorrar
  20. Me encantó! Bravo

    ResponderBorrar
  21. Dominique Labarrer10 de agosto de 2022, 21:22

    Qué ricas vacaciones !

    ResponderBorrar
  22. Que rico Nina, sigue disfrutando.

    ResponderBorrar
  23. Que delicia Ninu!

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

80 años de Juan Francisco Beckmann Vidal en Tequila, Jalisco, dedicado a Juan Beckmann y Doris Legorreta de Beckmann

Carmelita, corazón de Real del Monte, su último latido, dedicado a Imelda Gutiérrez su hija

Gracias Ramiro por la colección permanente y la retrospectiva de Cisco Jiménez en el AMPARO, dedicado a Ramiro Martínez