El ingeniero y Felipe entregaron premio a Tania Libertad


Teresita en el MAP, AGA en OCSN y Carlos en Polanco

Tania Libertad se unió al grupo para celebrar el Año Nuevo. Una de las mejores cantantes de América, ganadora de los premios más importantes como el Grammy Latino, e invitada a actuar no sólo en Bellas Artes de México, también en el Sydney Opera House de Australia, el Olympia de París y el Lincoln Center de Nueva York, entre muchas salas magnas. Tiene el título de Comendadora por su país, Perú; La Orden de Río Branco de Brasil y ha cantado con Joan Manuel Serrat, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Armando Manzanero por no decir nombrar más. Esa Tania es hasta tímida. Nada prepotente. Sencilla y encantadora como las Grandes. Divina mujer de pelo castaño y ojos color de avellana. Querida en México porque desde que llegó en 1980 cantó en cárceles, hospitales y universidades. 

De origen humilde, su mamá trabajaba de 7 de la mañana a 9 de la noche, mientras sus hermanas mayores la cuidaban. A los 7 años ganó un concurso en la radio. Ya muchacha, en 1967 se instaló en Lima, capital de su país, con su padre como representante. En 1987 oímos su disco más vendido Alfonsina y el Mar. Luego “el ingeniero”, sí, Carlos Slim, y Felipe González de España le entregaron un premio por Arias de Opera…, más de un millón de copias vendidas. 



Ese fue mi fin de año, con Esteban y Felipe, acapulqueños por excelencia, ¿por qué quieres comprar en Lisboa si tienes a Acapulco a tu lado?– preguntó el diseñador de modas. Juegos de fuego en la bahía más hermosa del mundo. Todas nos abrazamos, guardamos el momento. Otra vez a la playa para ver los castillos de arena. La elegancia de garzas, tortuguitas a las olas. Vodka martinis en la alberca y en casa pozole de Chef Juanito. Después atardeceres de fuego; las novelitas en televisión, cada una en su sofá, en su lugar. Más felices, imposible. Luna llena entre palmeras y cornejas en la arena. Otro día llegaron Tere Madero y Yola Santos a comer, pusimos flores de color en la mesa con caracoles y conchas. Cordelia hizo el brindis. Regresé a mi ciudad, la de México.

 
 



Aquí el emotivo homenaje a Teresita en el Museo de Arte Popular (MAP) con palabras de sus hijas Manuela y Paula y de sus Tenientas, Ceci y Sonya. Manolo recibió la Guadalupe de artesano agradecido. Al día siguiente con AGA, Ana García Alcocer, a la galería taller OCSN (Otra cosa sin nombre) en la calle de Colima, Roma norte. Hojas, flores y plantas misteriosas sobre muestras de cortinas. También oleos de Gabriela Mendizabal, hermosos, contemporáneos. A casa Alpes llegaron dos artistas mujeres Alma Camelia y Eugenia, sorpresa para la próxima inauguración el último día del primer mes del año. Esperamos a todas y todos. Poética simbólica curada por Mookiena. Por fin mi perro escapista, Colmillo, en honor a la novela de Guillermo Arriaga, fue capturado y está conmigo. Es muy nervioso, mudo y tembloroso. Güero y lindo. 



En el Seminario de Cultura Mexicana, inauguración de Carlos Aguirre, primero de los conceptuales mexicanos. Siempre joven, siempre a la vanguardia sobre muros morados de media noche. Collage/escultura en fotografía, tridimensional. Instalación de ropas de gente muerta en la frontera. Proyector sobre una de las t-shirts, violencia fina. Trabajo de pandemia, regreso a la fotografía, obras que expuse en la galería de Zacatecas, mayo de 2021. Obra exquisita.

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

80 años de Juan Francisco Beckmann Vidal en Tequila, Jalisco, dedicado a Juan Beckmann y Doris Legorreta de Beckmann

Marie Thérèse Hermand de Arango, 1948 – 2022, Generala de la Cultura Popular

Carolina, el payasito de su abuela